Otranto

Castillo de Otranto
Castillo de Otranto

Otranto es una de las ciudades más conocidas de Puglia, un lugar donde pequeñas callejuelas y casas blancas recorren el interior de sus murallas, dominadas por el gran Castillo aragonés. Es la ciudad más oriental de Italia, y da su nombre a la ría, el Canal de Otranto, de 70 km de ancho y que separa este trozo de costa del Talento del Cabo Linguetta en Albania.

Durante los meses de verano, sus calles se llenan de gente, con sus tiendas y restaurantes abiertos hasta bien entrada la noche. Y es que Otranto ha sido muy popular durante toda su historia.

Historia de Otranto

Otranto es la antigua Hidruntum, fundada con toda probabilidad por los colonos procedentes de la isla de Creta. Se convirtió en un municipio romano hasta le 757 d-C., cuando fue conquistada por los lombardos. Estuvo bajo el dominio de los bizantinos, y en el siglo IX se convirtió en la capital de la Terra d’Otranto, la Tierra de Otranto. .durante siglos fue uno de los puertos más importantes hacia Oriente, baluarte contra la penetración de los Normandos.

Desde 1068, con la ocupación de Roberto il Guiscardo, vivió un largo periodo de prosperidad gracias al intenso tráfico comercial con Oriente y el tránsito de los cruzados que se dirigían a Tierra Santa.  En 1384, Otranto fue conquistada por los Angioini, después por los Aragoneses, y en el 1480 fue asediada por 18.000 hombres de Mehmed II que, tras una resistencia de 2 semanas, consiguieron conquistarla, ajusticiando sobre el Colle della Minerva a 800 residentes, conocidos hoy en día como los Mártires Idruntini.

Otranto fue reconquistada en el 1481 por los Aragoneses, y más tarde pasó a manos de los venecianos y de los franceses, pero no consiguió recuperarse, siempre bajo la amenaza de los Turcos.

El abandono del territorio transformó en pantano gran parte de la zona, difundiendo la malaria de manera implacable. Desde final del siglo XIX, y gracias a las obras de recuperación y de riego, Otranto volvió a florecer gracias a la agricultura, la pesca y a mediados del siglo XX gracias al turismo, que consiguió promover las bellísimas playas que rodean la ciudad.

Qué ver en Otranto

A pesar del gran desarrollo de edificios, Otranto conserva un centro histórico prácticamente intacto, que brilla en todo su esplendor protegido por las fortificaciones con vistas a la orilla sur del puerto natural.

La entrada natural al centro histórico ès la Porta Alfonsina, en memoria de Alfonso, duque de Calabria, que liberó la ciudad de la dominación turca. Una serie de callejuelas nos llevan hasta la Catedral de Otranto, joya de la arquitectura  románico-pugliese, edificada en el 1080-88 y conocida también como Catedrale dell’Annunziata. La fachada a dos aguas, está dominada por un rosetón de estilo gótico-árabe del siglo XV y de un portal barroco del 1764. Su interior austero, con tres naves, está decorado con un techo artesonado del siglo XVII en madera dorada y por 14 columnas de granito.

En la Capilla de los Mártires, a la derecha del altar mayor, se conservan los huesos de las víctimas de la masacre turca. La obra maestra, sin embargo, está representada en el suelo, en un precioso mosaico en colores brillantes, obra del sacerdote Pantaleone (1163-1166), que representa escenas de la Biblia y ciclos épicos medievales. Debajo del ábside se encuentra la amplia cripta, sostenida por una selva de columnas con capiteles de distintas épocas y frescos bizantinos.

Cerca de la catedral, encontramos el Museo Diocesano, que expone una colección de telas y objetos litúrgicos, estatuas y pinturas que pertenecen a la iglesia , como la fuente bautismal del siglo  XV. También podemos observar interesantes fragmentos de un mosaico tardo-romano encontrado bajo el pavimento musivo.

La calle principal del pueblo es Corso Garibaldi, vibrante y concurrido, que sube en dirección a la plaza del pueblo, o Piazza del Popolo, con la Torre dell’Orologio (Torre del Reloj) del año 1779. Desde aquí se llega a San Pietro, una iglesia bizantina que se remonta al siglo X-XI, y que fue durante muchos años la sede de culto griego. El exterior tiene un aspecto austero; en contraste, el interior es una planta en cruz griega, inserida dentro de un cuadrado, y muy decorada.  Marcada por tres pequeñas naves sostenidas por ocho columnas,  la iglesia tiene sus paredes y bóvedas recubiertas de frescos que representan escenas bíblicas. La bóveda de cañón de la nave situada al noroeste está adornada por la “Útima Cena” y el “Lavatorio de los pies”.

Porta Mare, La puerta del mar, nos permite subir a los bastiones y alcanzar el Castillo de Otranto, que durante los meses de verano hospeda un rico calendario de eventos. Rodeado por un amplio foso y protegido por tres torreones cilíndricos, el castillo tiene un bastión que domina el puerto. Este impresionante castillo fue construido por los aragoneses en 1485-89 par proteger la ciudad después de habérsela quitado a los Otomanos. Través del puente levadizo se accede a un gran patio donde desembocan las estancias que hospedan exposiciones temporales. Una escalera permite alcanzar las gradas desde donde podemos disfrutar de unas preciosas vistas a la ciudad, al Canal de Otranto y a la costa albanesa.

Al norte de Otranto, encontramos Torre dell’Orso, una larga e increíble playa de arena que debe su nombre a una torre del siglo XVI, hoy en ruinas. En esta zona el mar es cristalino y limpio, gracias a las fuertes corrientes marinas del Canal de Otranto. En medio de la bahía surgen dos piedras gemelas, llamadas “Scogli del due Sorelle”, es decir, Escollos de las dos hermanas. Esta espectacular playa es ideal para practicar windsurf y también para relajarse y disfrutar del sol durante el verano.

A pocos kilómetros de Otranto encontramos los estanques costeros de los Lagos Alimini, una piscina dulce y otra salada, rodeadas por cañas y una rica vegetación que en primavera se llena de colores. La playa de arena clara está rodeada por dunas a las que se debe llegar a pie (hay un aparcamiento justo en la entrada).

Cómo llegar a Otranto

A esta preciosa ciudad de Apulia podemos llegar en coche, tren o avión:

En coche. Sigue la autopista A16 hasta la salida de Bari Nord, luego continue por la carretera a Brindisi, luego a Lecce. Antes de entrar en Lecce, tome la salida de la carretera de circunvalación EST,  dirección Maglie, Otranto, S.M.di Leuca.

En tren, sin embargo, podemos llegar con los Ferrocarriles de Otranto a Lecce y con Ferrovie Sud Est de Otranto, o también con el bus que va de Salento  a Otranto.

En avión. El aeropuerto más cercano es Brindisi Casale, donde podemos llegar a Lecce y Salento en tren y coger un autobús a Otranto. Otra opción es alquilar un coche en el aeropuerto y seguir las indicaciones hasta llegar a Otranto.

Add Comment