Ciudades

Castillo de Suabia en Bari
Castillo de Suabia en Bari

El territorio pugliese está salpicado por ciudades de tamaño considerable y poblaciones más pequeñas pero con un encanto sin igual, con pequeños tesoros que iremos descubriendo poco a poco en nuestra visita a Puglia.

La capital de Apulia es Bari, una de las ciudades más populosas de la Italia meridional. La zona nueva es el Borgo Murattiano, llamado así porque fue el propio Gioacchino Murat en 1813, quien quiso que esta parte de la ciudad estuviera sobre un plano simétrico en forma de ajedrez, con calles espaciosas y edificios espléndidos.

La parte antigua se conoce como Bari vecchia (Bari vieja), donde se encuentran  sus monumentos principales, como el Castillo de Suabia, cosntruido en el siglo XI por los normandos, la Catedral de San Sabino del siglo XII con decoración barroca. También la Piazza Mercantile, antiguo centro de negocios, dominada por el Palazzo del Sedile dei Nobili (consejo de ciudadanos del siglo XVII), donde a su lado encontramos la columna de la justicia, conocida como “columna infame”, ya que en la Edad Media se exhibían en la picota los deudores insolventes.

El edificio símbolo de la ciudad es la Basílica de San Nicola, de estilo gótico pugliese y construida, al menos en sus principales partes, tras el traslado de las reliquias de San Nicola di Mira (Turquía), robadas por 26 marineros de Bari en 1087. También encontramos la iglesia rusa de San Nicola.

En los alrededores de Bari, se encuentran poblaciones interesantes como Trani, llamada “la Atenas de Puglia”, Andria, donde encontramos Castel del Monte, y Fasano.

Brindisi, otra de las ciudades principales de Puglia, tiene el epicentro en su actividad portuaria, donde existe un servicio de ferries a Grecia muy importante. La mayoría de turistas utilizan la ciudad como lugar de entrada o salida, siendo un lugar de paso que, a pesar de no tener muchos atractivos, fue una ciudad importante gracias a su puerto en la época romana, y el final de la Via Appia.

En la península de Salento, se encuentra Lecce, considerada “La Florencia del sur”, capital del barroco, un barroco único (barroco leccese), gracias al uso de una piedra calcárea tierna entre el blanco y el amarillo que con el paso del tiempo adquiere una tonalidad dorada. Una de las obras maestras de este estilo establecida durante el periodo de la dominación española pero con un aire totalmente local, es la Basílica della Santa Croce, símbolo de la ciudad, cuya edificación necesitó más de cien años , del 1545 al 1695.

Otra de las joyas de Lecce es el Duomo dell’Assunta, entre los más bellos de Italia, con una fachada lateral decorada de forma espectacular. En Lecce encontramos la Piazza Sant’ Oronzo, con el Sedile, sede del ayuntamiento hasta 1851, y el Anfiteatro Romano del siglo II d.C,  y espléndidas residencia del siglo XIX, como la Villa Martini e Indaracciolo.

Siguiendo en la Península de Salento, tenemos conocidas poblaciones que bien merecen una visita, como Gallipoli, reinando en el mar Jónico, Otranto, Santa Maria di Leuca, Acaya y Santa Cesarea Terme, entre muchas otras.

Taranto, la ciudad de los dos mares, ha sido una población muy importante en el sur de Italia desde tiempos antiguos. Una vez fue capital de la Magna Grecia, y los romanos y los bizantinos vieron el potencial de su puerto, estratégicamente localizado, y que ha sido la clave de su éxito a lo largo de la historia. Actualmente, la belleza de la ciudad se ha visto empañada por su industria, en particular por la producción de acero que ha mermado su paisaje.

Taranto continua teniendo una importante base naval, y confiere un aire romántico a la ciudad gracias a los marineros italianos uniformados que se pueden ver en la zona.  A diferencia del resto de ciudades de Puglia, donde el interés se centra en los centros históricos, Taranto tiene una zona nueva con elegantes y sofisticados edificios del siglo XVIII y XIV, fuentes y grandes paseos peatonales.  La zona vieja de la ciudad hace de contraste y muestra unas calles oscuras un tanto depresivas que, sin embargo, esconden tesoros históricos, como el Templo Dórico, el Castillo Aragonés, y un largo etc.

En la zona, encontramos poblaciones muy interesantes como Manduria, punto clave de la época mesápica, o Martina Franca.

En el Valle de Itria, encontramos la popular Alberobello, con sus Trulli patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Locorotondo, la “ciudad blanca” de Ostuni, Cisternino y Grottaglie.

Add Comment